Posteado por: rosacobos | septiembre 11, 2008

Modernizar es algo más que privatizar

Hace unos días apareció en prensa una  noticia que dice que un partido político apuesta por la privatización de determinados servicios públicos (sanidad, educación y asistencia a mayores) en lo que vendría a ser una  “tercera ola de modernización”. Se justifica la medida, entre otras cosas, en conseguir una mayor colaboración con las entidades privadas y una “libertad de elección de los ciudadanos”. Respecto a esto último dudo mucho que la ciudadanía en su totalidad tenga la libertad y la posibilidad de elegir qué empresa va a gestionar, por ejemplo, el servicio de transporte urbano o el servicio de limpieza viaria. Hasta ahora ningun órgano administrativo ha realizado consultas populares para decidir a qué empresa se adjudica la gestión de un servicio público. Más bien restringe la posibilidad de control al recaer esa gestión en manos privadas.

La razón por la que se privatiza un servicio es la de incrementar la eficacia y eficencia en la prestación del mismo. El beneficiario es el ciudadano y, a fin de cuentas, si una Administración decide recurrir a la gestión privada es para ofrecer a aquél una mejor calidad en dicha prestación. La finalidad es buena, pero parece dudoso el beneficio directo del ciudadano cuando utiliza un servicio privatizado si se compara, tal vez, con el beneficio de la empresa, que normalmente suele ser mayor y sólo busca el lucro de los accionistas.

Otro problema añadido puede ser el escaso control que, en algunos casos, realiza la Administración sobre las concesiones administrativas; aunque ella sigue siendo la titular del servicio puede resultarle cómodo dejar vía libre a la empresa y cumplir los trámites mínimos obligatorios (control del pago por ejemplo) que aseguran la continuidad del servicio. Otra cuestión a tener en cuenta es que algunas de las concesiones se realizan por un número de años bastante elevado y si no existe un imcumplimiento muy grave del contrato por parte del adjudicatario del servicio, resulta difícil rescindirlo. Aunque alguien diga que favoreciendo “la entrada de capital privado en la gestión pública”, recortaremos el gasto, creo que más bien se recorta el gasto porque se favorece la salida de capital público a la gestión privada.

Desde otra perspectiva, la privatización puede suponer una acción encubierta de precariedad laboral y una forma sibilina de aumentar la plantilla de personal. En caso de rescate del servicio el personal que fue contratado por la empresa puede pasar a la Administración sin ningún tipo de proceso selectivo. La Administración debe prestar los servicios que tiene encomendados por ley y debe hacerlo con las mayores garantías pero éstas no vienen, precisamente, de la empresa privada. No se trata de ceder a una entidad privada la gestión de un servicio que no funciona: se trata de saber por qué no funciona y de buscar la solución al problema e, irremediablemente, ésta pasa por hacer una valoración exhaustiva del personal que trabaja en ese servicio, reducir los tiempos de espera en la resolución de los problemas y eliminar los procesos administrativos inútiles y repetitivos. Y llegado el caso, aún tratándose de un método bastante arriesgado y radical, poner en práctica algunas técnicas de reingeniería.

Modernización no significa privatización. Lo que ocurre es que el término  modernizar se está utilizando como una especie de cajón de sastre donde cualquier cosa tiene cabida, según convenga, tal y como refleja muy bien Iñaki en su post titulado De qué trata la modernización administrativa.

Pienso que un buen ejemplo, como dice Óscar Cortés, lo encontramos en el Plan Andaluz de Justicia 2007-2010 . Sin olvidar que la sanidad andaluza está consiguiendo situarse a la cabeza en cuento a calidad en la prestación del servicio y disminución de las listas de espera, sin necesidad de encomendar la gestión a entidades privadas.

No se trata de privatizar, sino de adaptar a las peculiaridades de la Administración técnicas válidas que ya se ponen en práctica en algunas empresas privadas. Recomiendo la lectura de este post, en el que Montaña nos cuenta cómo.

 

Anuncios

Responses

  1. Contaba otro artículo de ¿?, si lo encuentro doy la referencia, que la privatización en UK de algunos servicio públicos no habian supuesto una mejora para el ciudadano.

    Una prueba es que la externalización del mantenimiento de las máquinas del metro no ha supuesto que funcionen mejor. Lo cual no quiere decir que la externalización o privatización sea negativa sino que cuando se trata de un servicio público hay que tener en cuenta algo más que la rentabilidad economica. La administracion no suele controlar bien, porque las privatizaciones suelen hacerse para quitarse el marrón de encima. Es decir para no tener que lidiar con la burocracia (esto lo llaman flexibilizar) o para no tener que lidiar con un funcionario desmotivado (esto lo llaman agilizar) o …. pero siempre para evitar algo, no para obtener.

    Dar un buen servicio con procedimientos del siglo pasado tampoco resulta casable. La sanidad pública es muy buena en el n1 y en el 3, falla en el 2 (los especialistas), sin embargo este es el punto fuerte de la privasa !habrá que ver las causas. La puntuación mejor de los colegios de madrid la consiguió un colegio público ¿es la excepción? o es que la disciplina en los públicos es más laxa y los profesores menos motivados?. Para la asistencia a mayores bastaría unicamente con colaborar activamente con ONG en lugar de asimilar que ya harán el trabajo que la administración no hace.

  2. Privatizar es modernidad, claro que si. Pero la modernidad a veces nos trae modas muy retro…

    ¿Se privatiza para mejorar la eficacia y al eficiencia y la calidad del servicio? ¿Seguro? Y por que privatizando (es decir permitiendo que alguien saque beneficio, cuanto más mejor, de los servicios públicos, beneficio que inevitablemente sale de nuestros bolsillos) por que privatizando, pregunto se mejora la eficacia, la eficiencia y la calidad? La propaganda neo-con, más reaccionaria nos ha metralleado con el mensaje de que la gestión privada es mejor que la pública, pero me temo que sólo es mejor para unos pocos. En España tenemos un sistema sanitario de bastante calidad, gracias a que es público (y que dure!). Y, además, la red sanitaria pública es de una calidad infinitimanente mejor que la privada (si excluimos, claro está, los aspectos hoteleros de la sanidad). Y por supuesto mucho más eficaz y eficiente, con menor coste por el mismo nivel de servicio. La enseñanza preuniversitaria en España, sin embargo, está privatizada en una gran parte y a decir de los informes PISA es de una calidad más que baja,y más si la comparamos con los sistemas públicos de Alemania o Francia, donde la excepción es mandar a los niños a la escuela privada (independientemente de la clase social y el nivel económico de los padres).

    Las privatizaciones se hacen, me temo como una fuente de negocio para los que puedan invertir en ellos, y para crear puestos con salarios exhorbitantes en los que colocar a los “suyos” (sean quienes sean). De no estar privatizada el Sr Alierta no ganaría varios millones de euros al año (creo que el suelo oficial está en los 700.000 euros). Los beneficios de las empresas privatizadas proviene, sin duda, de la capacidad de estas empresas de rebajar los salarios, contratar en precario o reducir la prestación de los servicios, que pudiendo ser necesarios desde un punto de vista social, no son rentables. En un hospital gestionado privadamente se corre el grave riesgo de que se regateen las pruebas o los tratamientos si estos son demasiado costosos (y eso sucede ya en los seguros privados a los que sólo acudimos muchos para saltarnos colas de espera en problemillas de catarros o de erupciones cutaneas, pero a los que nunca acudiriamos para ser tratados de algo serio).

    Cuando el estado privatiza una empresa pública lo que está haciendo es vender un bien propiedad de todos los españoles, descapitalizarnos. En el fondo es un robo.

    Siempre he creido que las utilities (energia electrica, gas, comunicaciones, etc), los servicios básicos (educación, sanidad, vivienda, etc.) y la banca debieran ser públicos, porque debe primar el servicio a los ciudadanos por encima del beneficio empresarial. Y porque un pais debe poder controlar y asegurar los servicios básicos y necesarios para su funcionamiento, garantizando su independencia de intereses economicos o empresariales. La titularidad privada de las empresas encargadas de suministrar estos servicios pone al estado en un estado de absoluta dependencia de los propietarios de las mismas, con el deficit democrático que ello supone.

    Con la crisis que tenemos encima quizás las tesis neoliberales de confianza en el mercado y en el sector privado como motor de la economia y garantes del bienestar social se derrumben de una vez por todas (si fuera creyente rezaría por ello). Estas tesis se han convertido en axiomas indiscutibles a base de ser repetidas una mil veces por sus sacerdotes-beneficiarios, y son, en mi modesta opinión, más falsos que los billetes del monopoly.

  3. Como dice Montaña, se privatiza para quitarse el marrón de encima; pero el principal “marrón” que la Administración quiere quitarse de encima, o eso creo yo, es el del personal funcionario. A veces, los gestores públicos (también funcionarios) o bien no saben gestionar o bien les da miedo enfrentarse a sus propios compañeros, y el asunto se soluciona endosándoselo a una empresa que no tiene miramientos con el personal. Lógicamente hay otros motivos (empresas “amigas”, por ejemplo), pero si realmente se obtuviera todo el potencial de las personas, las posibilidades de que un servicio funcionara mejor serían aún mayores.

    Morgana: estoy totalmente de acuerdo contigo. Es verdad que la sanidad en este país dista mucho de ser lo que era hace años. En Andalucía, repito, estamos a años luz de como estábamos hace décadas; de hecho, los ingleses vienen a operarse aquí, al Sur, aprovechado el clima y aprovechando, sobre todo, que aquí les sale gratis (lo que ocurre es que estos, como son rubios y blancos, no nos molestan). En su país una operación en condiciones y con buenos especialistas les costaría un pastón (dicen que “la dama de hierro” se cargó la sanidad privatizándola) y algo similar parece que está ocurriendo en la comunidad de Madrid.

    Hace unas semanas oí en la radio (no he encontrado ningún enlace a la noticia) que la sanidad andaluza ocupa ahora el segundo puesto, después de Asturias, y va muy por delante de la de Madrid. Esto demuestra que no necesariamente hay que empezar a privatizar.

  4. Como bien comentas Rosa, bajo un término inocente, general y hasta políticamente correcto como “modernización” se pueden esconder cargas de profundidad muy importantes. No sé si la amplia y confusa utilización del término es intencionada pero la realidad es que plantea cuestiones que me resultan preocupantes.
    Parto de la base que, como comentas, modernizar no tiene por qué significar privatizar. Es una posibilidad más, pero no la única y asociar lo privado a modernidad y lo público a algo rancio y obsoleto es cuando menos peligroso y malicioso.
    También hay que distinguir entre privatizar y externalizar. Son términos que se confunden y no es lo mismo: privatizar implica una transferencia de titularidad (venta de patrimonio público); externalizar supone permitir que empresas privadas ejecuten servicios públicos bajo la tutela de la Administración.
    Desde un punto de vista ideológico hay quienes piensan que el papel del Estado debe ser mínimo y que lo demás hay que transferirlo a la propiedad privada (por cierto, PP y PSOE andan en una órbita similar). Hay que respetarles. Otros podemos pensar diferente y reivindicar la importancia de lo público en la titularidad de una amplia gama de servicios, aunque no sea en régimen de monopolio. Montaña hace comentarios muy oportunos en este sentido. La sociedad no es consciente de la descapitalización que suponen las privatizaciones y los graves déficits sociales que ocasionarán a nuestros hijos.
    Otra perspectiva es la de la gestión y aquí entra el concepto de externalizar y la gestión indirecta. Hay muchos rollos y mitos sobre que las empresas privadas ofrecen mejores resultados en términos de eficacia y eficiencia que la prestación directa por personal público. Mi experiencia es que en algunos casos sí y en otros no. En servicios esenciales (sanidad, educación) desde luego no, aunque desde la política se esté echando por tierra nuestro modelo social y hospitales y colegios públicos los estén convirtiendo en guetos sociales para inmigrantes y clases más desfavorecidas; en otros servicios, creo que la gestión privada puede resultar interesante. Aquí discrepo un poco con Morgana: el personal público que hemos gestionado servicios públicos sabemos lo complicado que es lograr unos ciertos estándares de calidad con los mimbres que nos proporciona el funcionamiento administrativo. Ahí vienen los atajos y la preferencia por la gestión privada, pero no por echar tierra a lo público, sino porque es complicado hacer el cesto y las presiones políticas para obtener resultados son altas. Por eso creo que hay que cambiar el modelo de Administración pública que tenemos y, como bien dices, ir abandonando el modelo burocrático por otro más adaptado a las circunstancias sociales de la era que nos ha tocado vivir

  5. Oscar:

    Discrepo del todo. Y la experiencia me dice que cuando un servicio se privatiza empeora: sanidad, educación son ejemplos claros. En los paises donde la educación pública es la norma (Francia hasta hace poco o Alemania), la calidad es alta. Donde el modelo mayoritario es privado o semiprivado (España o Reino Unido) los resultados son claramente peores.
    Nuestra sanidad ha sido hasta hace bien poco modelo y envidia de paises mucho más desarrollados (no quiero citar a USA, pero es inevitable). Las privatizaciones o “externalizaciones”, que ambos modelos se están implantando de modo encubierto y en diferentes comunidades autónomas, se están llevando a cabo a la par que la degradación del servicio. Es inevitable. Lo privado busca la obtención de beneficios no el buen servicio.
    Correos es otro ejemplo que no conviene olvidar. Por supuesto que empresas de correos privadas como Seur ofrecen un servicio excelente, pero a un precio que los convierte en inasequibles para la mayoría, lo que inevitablemente debe asociarse a un servicio malo.

    Si Spanair hubiera sido una compañía pública hubieramos salido todos a la calle a pedir la dimisión del presidente del gobierno tras conocerse los detalles del accidente de la T4. Hubiera habido, no me cabe duda, una crisis de gobierno. Como es una compañía privada aqui no ha pasado nada. Parece que las empresas privadas que prestan servicios públicos tengan una patente de corso. En cualquier caso se les tolera lo que nunca sería admisible ni de lejos a un servicio público.

  6. Creo Morgana que si has leido con detalle mi comentario anterior nuestros puntos de vista no son tan dispares. Yo defiendo la titularidad pública de muchos servicios. Desde luego los esenciales y también otros como el caso de los servicios postales que comentas, el caso de los aeropuertos o los trenes… y más. Por cierto, este punto de vista no es el que defienden el PP ni la izquierda de gobierno como el PSOE, que apuesta por privatizar todo menos la sanidad y educación (mira AENA).
    También defiendo la prestación directa por parte de empleados públicos de los servicios esenciales y de las partes estratégicas de otros servicios públicos que lo son menos. Siguiendo el ejmplo de Correos que sería uno de éstos últimos, el reparto es estratégico. Pero hay otras coss no esenciales, como puede ser en Correos el transporte entre dos capitales de provincia o en un hospital la cafetería, la limpieza de sábanas o hasta las oficinas administrativas que entiendo puede externalizarse. Son funciones auxiliares que no afectan al servicio.
    Y lo que te decía es que para un gestor público, ideológicamente puede desear tener un servicio con empleados públicos, pero pensando en términos pragmáticos y por su “egoismo” propio de tener una gestión mejor en términos de comodidad, controlar a empresas privadas que presten a dicho servicio es a veces más fácil por las circunstancias burocráticas que rodean la gestión de recursos públicos.

  7. Hace años no se privatizaba tanto (al menos, que yo recuerde). Privatizar o externalizar, como dice Óscar, era la excepción. Ahora el sistema ha cambiado y la Administración tiende a dejar de gestionar directamente, con su propio personal, determinados servicios y los que no se privatizan son aquellos que prohibe la ley (por ejemplo los que impliquen ejercicio de autoridad o los relacionados con el ejercicio de la potestad sancionadora, si no me equivoco). Puede ser una consecuencia de la sociedad que nos ha tocado vivir o consecuencia de la tantas veces invocada globalización. No sé.

    Pero lo que sí creo es que la privatización excesiva hace que la Administración (el Estado) se debilite, se difumine y pierda su capacidad de protección social sobre las personas, permitiendo que el capital se concentre en unas pocas manos o en determinadas entidades empresariales; y esto nos lo quieren vender como una posibilidad de progreso económico….

  8. Nos están engañando una vez más, o la menos lo intentan. La privatización de servicios públicos no es más que un modo de salvar las empresas de los amigos en tiempos de crisis. Estas empresas pasan por tiempos duros, ya que a lo que se dedicaban (e.g la sanidad hotelera que decía Morgana) ha sido eliminado de los gastos familiares cuando se reducen los ingresos. Sólo queda una solución para ellos, dedicarse a otra cosa, y ahí tenemos a sus amigos buscándoles una ocupación (e.g. la sanidad pública).

    Otra muestra más del engaño es el impacto doble que tiene sobre nuestros bolsillos. De un lado les regalamos algo que hemos pagado para que jueguen con ello, de otro hay que seguir manteniendo al funcionario que antes lo hacía, al que normalmente se le pone en alguna oficina dónde ya sobraba gente. El ejemplo más perfecto que he visto de esto es la privatización de la gestión de las instalaciones deportivas municipales en Madrid (que la hace Gallardón, y no Aguirre, siempre he dicho que el primero es más peligroso porque disimula). Los empleados públicos que estaban en las instalaciones ya privatizadas se les ha quitado de ahí para enviarles a … otros puntos del ayuntamiento no se sabe a qué, pero dónde ya había alguien

  9. Hola, Gabiotillo. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Cuando se privatiza, se realiza un doble gasto y pretenden que creamos que es bueno. Como bien dices, es una forma enmascarada de “darle de comer a los amiguetes” (sobre todo en Administraciones pequeñas, por ejemplo Ayuntamientos)

  10. Huy! no se si llego tarde a esta fiesta. Pero por si sirve de algo, contaré una pequeña anécdota de la semana pasada.

    Resulta que el 8 de septiembre (lunes de puente) me fui a un cajero a sacar 300 eurillos. El trasto ese me devolvió la tarjeta, me dió el recibo, me dijo espere, por favor, espere por favor… ruidos sospechosos una y otra vez… al rato el cajero se bloquea “fuera de servicio”.

    Entro en la oficina y hablo con el dependiente: me dicen que parece haber un problema de comunicación del cajero, pero que no me preocupe que ese mismo día me han devuelto el dinero (que por supuesto me han descontado de la cuenta antes de hacerme entrega).

    Dos días después, sigo sin mis 300 euros, como tengo banca por Internet llamo: me dicen que no saben nada, que ponga una reclamación por Internet. Cosa que hago.

    Dos días mas tarde, sigo sin el dinero. Vuelvo a llamar. Que espere otras 48 horas.

    Dos días mas tarde (y van 6) sigo sin el dinero. Vuelvo a poner otra reclamación por la WEB (segunda reclamación) (es domingo).

    El lunes vuelvo a llamar. Me dicen que no saben nada, que es cosa de la susursal. Que vaya en persona a la sucursal (la sucursal es del mismo banco que mi cuenta) y que proteste.

    El mismo lunes, salgo una hora antes del trabajo para poder llegar antes de que cierre la sucursal (es horario de verano, de ABRIL hasta SEPTIEMBRE ambos inclusive, lo cual impide que vaya a la sucursal salvo que deje de trabajar) y en la sucursal me dicen que es que los billetes se habían atascado de una forma muy rara y que han tardado una semana en desatascarlos. Pero que ese mismo día me devuelven el dinero. Como no me creo nada pido la hoja de reclamaciones EN PAPEL y pongo una reclamación (la tercera) y una explicación de la demora.

    El martes sigo sin el dinero y el miércoles igual, hasta última hora… en que por fin me devuelven mis amados 300 euros.

    Aún sigo esperando la explicación…

    ¿Gestión privada? NO, GRACIAS.

    Por cierto, Morgana, ¿sabes porqué cualquier residente en España, tenga o no trabajo, cotice o no a la Seguridad Social, tiene derecho a la Sanidad Pública gratuita, y los funcionarios, no?.

  11. ¡Por el amor de Dios! ¡vaya odisea! Pues yo he reclamado varias veces a la sanidad pública andaluza (no privatizada todavía) y siempre me han contestado en el plazo de una semana e incluso menos. La mayoria de las veces le han dado solución al problema (ya sé que estoy muy pesada con el tema de la sanidad en Andalucía, pero es que ha sufrido un cambio tan grande ¡que casi da miedo!.

    Por cierto, Félix, bienvenido.

  12. Pues sí que llego tarde a este interesante debate.
    Para empezar, doy mi opinión y después intentaré justificarla.
    En la inmensa mayoría de los casos, la privatización es una estafa.
    Casos: A) distribución de los carburantes. ¿A quién se le ha ocurrido privatizar un mercado en el que la materia prima (petroleo) es dirigida por un cartel (OPEP) y la tecnología (refinación) se reparte entre pocas empresas (las CEPSAs de turno)?
    Es la estafa perfecta, además, no puede haber adelantos en el producto final (una gasolina mejor), porque afectaría negativamente al consumidor final (el motor de mi coche no es tan bueno como para asimilar esta gasolina mejor).

    Hay más casos, pero ocuparía demasiado espacio.

    En todo caso, si la empresa privada fracasa, que lo haga a lo grande, así llega el Estado ultra-liberalista y te salva (USA docet).

    Por cierto, cuando los americanos hayan reflotado esos bancos, les repartirán los beneficios?

    Si alguien tiene un verano libre, le invito a leerse la Riqueza de las Naciones. Ahí sí que se habla en serio de reglas de mercado libre.

  13. Tiene bemoles la cosa. A ver si ahora que Mr. Bush está por la intervención como borregos sin convicción nos ponemos a intervenir… Franco era intervencionista, Castro lo era, Tito en Yugoslavia también…cada uno a su forma. El Estado no puede ser una ‘gran guardería’, ni una gran compañia de seguros (Síndrome Maa-fre). Ahora bien hay empresas con una FUNCIÓN SOCIAL muy marcada, véase sector comunicaciones, sector energía.. Véase la canallada de la Aguirre en Madrid que saca a bolsa casi 50% del Canal de Aguas Isabel II .

    Hay funciones tan básicas que inevitablemente deben ser PROPIEDAD DE LA SOCIEDAD , establezcase la forma que sea…. ¿ Os imaginais que en función de mi nivel adquisitivo tuviera que eligir entre unas “aguas de primera” y unas “aguas de segunda”… ¿ No, verdad? Pues parece que los liberales no lo tienen muy claro, y es que claro, los liberales no ven que con mi ‘derecho a poseer’ en muchos aspectos estoy obligando a otros a ‘no poseer’.

    Por cierto citais el caso de la sanidad. La Sanidad Vasca (Osakidetza), hasta hace poco era tenida en consideración como una de las mejores. Creo que el hecho de tener dicha competencia ha ayudado. Sin embargo, a pesar de ser pública, me pregunto si realmente como ciudadano la puedo controlar. Hubo este año una huelga : el ciudadano no tenía ni voz ni voto, en ALGO QUE ES DE TODOS. La voz la tenían sindicatos profesionalizados sin visión de país. Por eso, no es oro todo lo que reluce.

    Debate realmente complejo.

  14. Ioannes: lo que estoy COMPLETAMENTE SEGURO es que tras la privatización del Canal de Isabel II los madrileños PAGAREMOS MAS por agua y servicios DE PEOR CALIDAD.

    Efectivamente, las privatizaciones de servicios públicos tienen un claro beneficiario que son las grandes corporaciones y un claro perjudicado que son los consumidores.

    Algo parecido a lo que está pasando con la electricidad… mucha liberalización del mercado, para que el pobre consumidor, que no puede elegir, se vea sometido a incrementos de tarifas del 200% (como en mi caso que tengo tarifa nocturna). Lo justifican por el incremento del petróleo, pero… ¿acaso las compañías eléctricas dan pérdidas?.

  15. […] Estos días, donde surge de nuevo el debate sobre lo público frente a lo privado, y sobre las ventajas o inconvenientes de dejar en manos privadas la gestión de lo público, he recordado este vídeo de los Monty […]

  16. Probablemente Felix, concuerdo bastante contigo….por eso citaba ese ejemplo bastante ‘turbio’ del Canal, valga la redundancia.

    Pero me gustaría que también se hiciera una reflexión paralela respecto a lo PÚBLICO.

    ¿Hasta que punto es nuestro TODO LO PÚBLICO?

    Dos casos.

    1. Sanidad . Citaba el ejemplo de las huelgas de Sanidad que ha habido a principios de año en el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza). Ojo, estamos hablando del Servicio PÚBLICO ESTRELLA DE LOS VASCOS.Ponga el ciudadano no vasco, cualquier otro ejemplo de huelga en el sector público : transportes, justicia, etc… ¿¿ LOS CIUDADANOS HEMOS PODIDO DECIR ALGO SOBRE ALGO QUE NOS INCUMBE A TODOS? Yo creo que no, desde hace 30 años no ha habido una sola reforma en el sistema de representación. La Sanidad es de todos, los transportes son de todos, pero ante un sindicato nos tenemos que callar. Los acuerdos que se firman entre sindicatos y gobiernos parecen casi-clandestinos.

    2. FALSA POLÍTICA PÚBLICA. No recuerdo exactamente el emplazamiento pero ¿ no recordais un organismo público del sur del país que estaba realizando una obra de un puente que se cayó? La obra estaba subcontratada a una empresa, y ésta a su vez a otra y otra…. Luego ocurre algo y todos se lavan las manos, lo que es PÚBLICO POR ARRIBA es privado para abajo.

    Hay que hacer un debate muy serio sobre los servicios públicos y sobre la propiedad del ciudadano sobre ellos. Es inevitable hablar de la socialización de los medios de decisión, entre otras cosas.

  17. Ionnes, tu pregunta tiene más que ver con la democracia que sobre la titularidad de lo público. La falta de responsabilidad política de nuestros dirigentes electos produce esas derivas que tu lamentas. Por titularidad pública entiendo tanto propiedad pública y los ciudadanos deberiamos poder comportarnos como accionistas de las mismas a través de un sistema de representación “democrático” en sus consejos de administración, velando por nuestros intereses y no por los privados, además de controlando la labor de los gestores de estas “empresas” públicas “. Eso significa por tanto que el objetivo de esas empresas no es repartir beneficios entre los accionistas sino darles el mejor servicio posible, y rendición transparente de cuentas, con gestores que como los directivos de cualquier empresa caen cuando se equivocan. La externalización de parte de la actividad de estos servicios no les convierte en privados, siempre y cuando esta externalización no suponga, de ninguna de las maneras, mayor coste para la empresa “pública”, no suponga la delegación de responsabidades ni la perdida de control sobre la misma . Cuando hablamos de servicios, empresas de gran tamaño, como las públicas, parece dificil entender la ventaja económica que supone la subcontratación de ciertos servicios

  18. Maite, por principio no entiendo separa el binomio “politica-economía”. Es más la segunda en una sociedad democrática debe estar supeditada a la primera. El gran fracaso de la UE , a pesar de que nos la intentan meter con calzador, es que a partir de unas presupuestos económicos se pretende hacer una unión política. Mal empezamos. Pero vayamos al grano.

    La externalización – bonito eufemismo – esconde no pocas veces una dejación de responsabilidades indecente. Dice Oscar Cortes : “externalizar supone permitir que empresas privadas ejecuten servicios públicos bajo la tutela de la Administración” Así debería ser, esa es la bonita teoría.

    ¿Que es necesaria? No lo pongo en duda en diferentes casos, como decía el Estado no es una gran guardería, ni una gran agencia de seguros…

    La construcción es una vez el sector que se lleva la palma.Bueno, el caso que citaba es el de un puente de Granada que se saldó con 6 muertos en 2005 :

    “La empresa gallega Estructura y Montajes de Prefabricados estaba encargada de las obras del viaducto que se ha desplomado esta tarde en la Autovía del Mediterráneo a su paso por Torrecuevas (Granada).

    Con sede en Santiago de Compostela, Estructuras y Montajes de Prefabricados es una compañía subcontratada por la Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por Ploder, Azvi y Obras Subterráneas, que es la adjudicataria de la obra.

    A su vez, Estructuras y Montajes de Prefabricados había subcontratado parte de los trabajos a la empresa portuguesa Douro, de ahí que haya cinco portugueses entre las víctimas.”

    http://www.informativos.telecinco.es/viaducto/granada/desplome/dn_15226.htm

    ¿ ESTE ES EL TUTELAJE DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA??

    No seamos cuentistas, aquí la única razón es de índole económico, por lo menos hoy en día. Insisto : entiendo que la ‘externalización’ puede ser necesaria, pero CONTROLADA Y REGULADA, y no como fin de liberalizar costes….sino como medio de desarrollo económico y social del pais y de su tejido económico y empresarial que es donde podría residir su verdadero potencial y no como medio fin para ‘mal-ahorrar’ y que los tres de siempre se lleven el capital. ‘ Mal Dolent’ que dirían los catalanes!

    A este paso, nos vamos a encontrar en la Sanidad Pública, médicos subcontratados de Polonia (Directiva Bolkestein) con título sacado en CCC…. manda huevos.

    Efectivamente Maite, mucho de mi análisis se base en un supuesto activo de déficit democrático grandísimo.

    Ayer hubo una manifestación de 200 personas contra la provatización del Canal Isabel II en Madrid, ¿a donde va eso? A ningún sitio, porque el actual sistema no permite que la sociedad tenga mecanismos de control de su propiedad.

    Son varias reflexiones que lanzo al aire.

  19. ¡Uf! Menudos comentarios. El tema da para esto y para mucho más.

    Cuando se externaliza o privatiza un servicio el principal problema, creo, es el escaso o nulo control que ejerce la Administración sobre la empresa que ha contratado. Si el control fuese más riguroso tal vez no pasaría lo que pasó con el desplome del puente en Granada.

  20. Sí Rosa, el tema es muy complejo…espero no haber herido sensibilidades o molestado,sólo pretendía suscitar el debate. Lo de Granada, ¿ cómo se hubiera evitado?? No me atrevería ahora a conjeturar – sobre todo por respeto – , es un ejemplo muy extremo, pero por otra parte no es ciencia-ficción y es algo que ha ocurrido y podría haber sucedido en Granada, Barcelona, Madrid, Bilbao, etc…. No existen tantas diferencias.

    Estoy de acuerdo con tus comentarios, en general al debilitar la administración (por diferentes vías) se debilita la sociedad.

  21. Apostillo el tema del Canal… actualmente esta empresa pública genera 80 millones de euros de beneficios al año… no saben qué hacer con ellos… si hacen un teatro la gente protesta… un problema.

    Solución: lo privatizamos, y así los beneficios se los queda la empresa concesionaria, y todos contentos.

    Hay un caso parecido en la OAMI: Joao Miranda confesaba este verano, en una conferencia propiciada por ESADE, que tenían muchos mas ingresos que gastos, pero no podian abaratar los precios de los servicios pues eran precios políticos.

    Se ve que aún no se han enterado de la solución que propone Esperanza para este problema.

    http://vozyvoto.es/2008/06/13/la-oficina-de-modernizacion-del-mercado-interior/

    Estoy de acuerdo con Ioannes Xabier: acercar el control del ciudadano a los servicios públicos, evitando la intermediación electoral, ya es una necesidad. La tecnología lo permite.

    Pero, ¿quién le pone el cascabel al gato?.

    Porque obviamente los cambios legislativos y organizativos necesarios los tiene que promover el partido en el gobierno. Y entonces perdería poder. Da igual qué partido gobierne.

  22. Felix, no puedo estar más de acuerdo contigo. Pero quiero ser un poco más optimista. MarcG del Blog – Brou Casola – Caldo Casero desarrollo entre otras las ideas del 2.0 como forma de regulación :

    http://broucasola.blogspot.com/2008/09/presentaci-web-20-bcncat.html

    Está en catalán, pero se entiende perfectamente.

  23. Estamos de acuerdo: “modernizar, que no privatizar”; pero a estas alturas, la situación es un tanto difícil. Antes habría que deconstruir, que no destruir ni reconstruir Y eso ¿cómo se hace con un puñado de personas?
    De poco valen las iniciativas, las aportaciones, las ideas… la moda es rodearse de “fieles” para manejarlos con facilidad. Observo que en la administración pública no buscan personas que aporten e innoven, sino que callen y obedezcan (“los fieles”). De ese modo, se hace y deshacer al libre albedrío de unos pocos que “mandan mucho”
    Los intentos de modernización en las administraciones públicas suelen “esconderse” en los cajones de los dirigentes hasta que políticamente interese sacarlos a la luz. Es más cómodo privatizar que trabajar en modernizar el sistema y adaptarlo a las necesidades sociales.
    ¿Crees que exagero?

  24. No, no exageras, Soledad. A veces yo también me pregunto si la “modernización” solo existe en los cajones, en las cabezas y en unos cuantos manuales prácticos que, por desgracia, pocas veces se llevan a la práctica.
    Todos teorizamos sobre qué necesita la Administración para mejorar pero ¿por qué no se pone en práctica? Los dirigentes y personas que mandan mucho saben, al igual que nosotros, cómo mejorar los procesos administrativos y cómo modernizar una administración, pero no lo hacen. El por qué es casi, casi un misterio…

  25. […] de personas que ocupan puestos relevantes en la administración andaluza. Ya he comentado en otro post la calidad que han alcanzado los servicios públicos en Andalucía sin necesidad de privatizarlos o […]

  26. […] unas semanas escribí una entrada en la que planteaba numerosas cuestiones que me hacen pensar que la gestión pública de […]

  27. […] Temor a la privatización y externalización de los servicios. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: