Posteado por: rosacobos | marzo 7, 2008

Día de la Mujer: no sin los hombres

dia-mujer-trabajadora.gif

Por casualidad he encontrado en la red esta viñeta de Forges que, como siempre, está genial. Aunque parezca mentira, existen hombres como el que nos describe el humorista. Afortunadamente, no todos son iguales y los hay que friegan, que bañan a los niños, que hacen la compra y que cocinan y no por eso son “menos hombres”, sino todo lo contrario. Yo conozco algunos. No obstante, compartir al 50% las tareas domésticas parece ser todavía un hecho aislado, si tenemos en cuenta que el periódico El País  ha publicado una noticia que dice que las mujeres cargan con el 70% del trabajo doméstico.

 

El día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y me pregunto si las propias mujeres somos conscientes de lo que esto significa, porque me da la sensación de que se ha producido una desnaturalización del verdadero sentido de este día.

 

Creo que hemos olvidado la lucha de cientos de mujeres que, a lo largo de la historia, han reivindicado nuestro derecho al voto, la igualdad hombre/mujer en las condiciones laborales y, en general, la plena igualdad entre sexos. Y gracias a ellas hacemos uso de muchos de los derechos cuyo ejercicio estaba reservado a los hombres. Los derechos que hoy ejercitamos algunas mujeres son la consecuencia de las luchas de ayer.

 

Existen informaciones contradictorias en cuanto al origen de la celebración del 8 de marzo como el día Internacional de la Mujer y algunas de las hipótesis lo vinculan al incendio que provocó un empresario norteamericano en su fábrica textil ante el encierro de las trabajadoras para pedir mejoras laborales en el año 1908, en el que murieron alrededor de 129 mujeres. Sin embargo, parece ser que no fueron estos hechos los que motivaron esta celebración sino que este bulo surgió para ocultar el verdadero origen de esta festividad y el carácter socialista que se asoció a la misma. Lo que sí parece estar claro es que fue la alemana Clara Zetkin, (que por el año 1910 estaba al frente del movimiento aleman de mujeres socialistas), la que promovió la celebración del Día Internacional de la Mujer siendo una de sus principales reivindicaciones conseguir el derecho al voto de las mujeres. Fue un año más tarde, en 1911, cuando se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer.

 

Creo que no debemos olvidar el verdadero significado del día 8 de marzo y, aunque la situación de las mujeres de los países desarrollados es menos grave, sí lo es en otras culturas y sociedades donde ellas no son consideradas personas al cien por cien, donde no tienen derecho al voto, trabajan en peores condiciones que los hombres, cobran menos por el mismo trabajo, son discriminadas, vejadas, violadas y asesinadas.

 

No quiero decir con esto que en los países del primer mundo las mujeres nos encontremos equiparadas a los hombres totalmente, porque está claro que en algunos sectores sociales no. Lo que ocurre, desde mi punto de vista, es que el 8 de marzo parece haber perdido fuerza en el entorno de la Administración pública, debido tal vez a que no existen diferencias aberrantes entre hombres y mujeres y por eso, tal vez, nos hemos olvidado de las mujeres que sobreviven en condiciones de desigualdad que, en muchas ocasiones, se convierten en situaciones de inhumanidad; y tal vez por eso, en nuestro entorno cotidiano va desapareciendo el verdadero sentimiento de lucha, de rebelión, de crítica y sobre todo de solidaridad con estas mujeres. Es como si no fuera con nosotras.

 

Todos podemos aportar nuestro granito de arena y debemos denunciar los casos de violencia contra la mujer de que seamos testigo, rechazar socialmente a los violentos y utilizar los medios de expresión que tenemos a nuestro alcance para denunciar, también socialmente, situaciones que nos parezcan vejatorias e indignantes, aunque solo sea a través de las entradas de un blog.

 

Anuncios

Responses

  1. ¡Esos malditos hipócritas! Se ven obligados a fingir para que las mujeres les hagan un poco de caso. Pronto no os necesitaremos. Las mujeres son, sobre todo, una fuente de problemas para los hombres. Tengo la solución: ¡seamos todos maricas y fuera problemas!. Sólo le veo ventajas.

  2. Gracias por tu aportanción, Dirty Mike, a este blog.

    Posiblemente resulte un poco aventurado lo que voy a decir pero de tu comentario se desprenden dos conclusiones: o bien estás de broma o bien has tenido una mala experiencia con alguna mujer. Si es por esto último, he de decir que no todas tenemos por qué pagar la culpa de una sola, porque tal y como dijo una vez Aristóteles (si mal no recuerdo) “una golondrina no hace un verano”

  3. Rosa, me ha encantado tu articulo, creo que consigues una síntesis entre la historia de reivindicaciones de las mujeres y el presente. Yo pienso que ahora nos toca trabajar en dos frentes:
    -Por un lado desvelar todas las formas de violencia sutil hacia las mujeres que comienzan con una educación diferente para las niñas y los niños, y con unas expectativas sociales también distintas , todo muy enmascarado con la idea de que hemos conseguido la igualdad en el mundo desarrollado, pero con unos mensajes subliminares en los que se siguen manteniendo las desigualdades, la sumisión y el culto a la imagen etc, y al final hay un mal entendimiento, porque cada sexo tiene una construcción diferente de la vida en común, del amor, y de las relaciones personales que lleva a la incomunicación, violencia….
    -Por otro lado hay que no generalizar con los hombres, porque muchos han evolucionado y están dispuestos a compartir de verdad las responsabilidades familiares, y a reeducarse en una relaciones mejores para todas las personas. En una carta en el país del día 8 de Marzo, Eduardo Zafra Galán hace una adaptación de una frase de Luther King ;“….Quiero tu complicidad para que cuando reflexionemos sobre la violencia a las mujeres, nos parezcan tan graves las fechorías de los malvados como el escandaloso silencio de los buenos hombres”

  4. A mí me encanta el título “Día de la Mujer: no sin los hombres” y confieso que también me gustaría que existiese el “día del hombre amo de casa” como reconocimiento a todos los que, superando las limitaciones de su educación, han llegado a asumir las tareas del hogar en plano de igualdad.

    El artículo del Pais que citas lo he leído y me parece bastante deficiente. No se entienden las cifras, se cae en generalizaciones que siempre son injustas y se mezclan temas de forma indiscriminada.

    Por ejemplo: “…en una década no se ha avanzado nada: los hombres dedican 3 horas y 10 minutos diarios al trabajo doméstico, apenas una más que en 1993, y las mujeres 7 horas y 20 minutos, 40 minutos menos que entonces.” O sea en una década los hombres dedican un 150% más de tiempo a las labores domésticas ¿eso es nada?.

    No me cabe duda que las relaciones entre hombres y mujeres y sus roles en la familia están cambiando y van a cambiar más. Para conseguirlo es imprescindible contar con la educación, y lógicamente los cambios llevarán generaciones.

    Pero no ayuda nada que por ejemplo el 90% de las sentencias de separaciones y divorcios den la custodia de los hijos a la mujer. ¿No deberían de equiparar también a ambos sexos en estas circunstancias?

  5. Creo que en unas pocas décadas nos hemos vuelto todos muy insolidarios, muy individualistas. Esto explica que el día de la mujer trabajadora haya perdido su razón de ser, su esencia, como la ha perdido el primero de mayo.

    Vivimos épocas de “salvese quien pueda”, y asi casi nadie se salva.

    Estoy de acuerdo en que la situación de las mujeres es especialmente grave en algunos paises del tercer mundo (y quizás del primero, no se en donde meter a Arabia Saudita, con toda su riqueza y donde no sólo las mujeres no pueden conducir, sino donde se importan “trabajadoras” en regimen de esclavitud). Las lapidaciones, los tratos vejatorios, la consideración no-humana de las mujeres en gran parte de la tierra es una vergüenza y una humillación para todas, cualquiera que sea nuestra nacionalidad o nuestro estatus económico, social o cultural.

    Pero todavía hoy, en nuestro pais, muchas mujeres son ninguneadas en sus casas y en el trabajo. Todavía hoy muchas mujeres carecen/mos de la fuerza necesaria para ser nosotras mismas, y luchar por nuestra parcela en la tierra y en la sociedad. Esa fuerza nos la roban desde pequeñas y es muy dificil recuperarla. Nos resignamos. Nos declaramos insignificantes ante nosotras mismas, dejamos las inquietudes, la gloria, el éxito -no forzosamente profesional-, la búsqueda de nuevos caminos a los hombres, a nuestros amigos, nuestros novios, nuestros hermanos o nuestros compañeros. Sin darnos cuenta, sin sentiros mal por ello, porque hemos acabado por no creer en nosotras ni en nuestras capacidades. Es toda una castración mental.

    Lo conseguido en estos últimos 50 años ha sido enorme. Pero no lo hemos conseguido todo y encima esas conquistas son todavía muy frágiles. Hay que consolidarlo día a dí. En la época de entreguerras, en el siglo pasado, las mujeres, sin que se hable mucho de ello, empezaron a tomar protagonismo en el mundo social, escribiendo, pintando, haciedo politica. Y todo aquello se derrumbó en pocos años. En España hubo una generación de mujeres luchadoras que durante la republica empezaron a salir de las cocinas -o de los salones de señoras bien- para participar en la vida pública y social. ALgunas pelearon en las trincheras para defender la republica, con el valor y el impetu de los hombres. En pocos años todo aquella fuerza de las mujeres se perdió (solo quedo la “sección femenina del movimiento”, las mesas petitorias y los bailes regionales). No pensemos que lo que tenemos ahora, por poco que nos parezca, es inamovible.

    Cuanto hablo.

  6. ¡Menudos comentarios! Dan para escribir dos o tres post.

    Gracias, Puri, por el tuyo. A mí también me da rabia cuando se generaliza con los hombres, porque yo conozco a varios (y tú también) que no cumplen con el estereotipo masculino del macho español que no friega ni cocina porque es muy macho.

    Al hablar Morgana de la república me ha venido a la cabeza la película “Libertarias” que vi hace mucho tiempo, y de la que me estuve acordando varios días porque me impresionó. Es una película muy triste. Lloré como una magdalena.

    Felix: es verdad que hay hombres que son “amos de casa” junto con sus parejas y que no merecen que se les mida con el mismo rasero que a otros, que son explotadores. En cuanto al tema de las sentencias de separación, algunas de ellas pueden llegar a ser discriminatorias para los hombres; supongo que esto también tendrá que ir cambiando.

  7. Mi preferida de mujeres republicanas es tierra y libertad… Salí del cine con lágrimas en los ojos… Y eso que yo no lloro nunca en el cine.

  8. De acuerdo con el post y con casi todos los comentarios. Está claro que hay que distinguir entre países ricos y países empobrecidos. En éstos las desigualdades son de derecho. No obstante, en los países ricos, como el nuestro, aunque exista igualdad de derecho no existe igualdad de hecho. Ni siquiera entre el funcionariado. Por ejemplo, en los centros educativos casi todos los componentes de los equipos directivos son hombres cuando hay muchísimas más proferas que profesores. En esos mismos centros educativos se oyen comentarios como el siguiente “Sí, es que tienes que llamar al padre porque la madre no tiene autoridad”.

    Y yendo ya a la vida en general, aunque hay más universitarias que universitarios y los mejores expedientes suelen ser de las universitarias, los puestos de responsabilidad y poder los ocupan mayoritariamente hombres. Además, a las mujeres no sólo nos vale con ser inteligentes sino que tenemos que estar buenas; es más, si estamos buenas aunque no seamos inteligentes no pasa nada. Y, por último, aunque es verdad que hay hombres que comparten las tareas domésticas, el hecho de que eso sea un hecho digno de mención significa que la igualdad todavía no está conseguida. El día en que eso no sea resaltable será el día que seamos realmente seres humanos con los mismos derechos y oportunidades. Y ese día no tendré que parecer agresiva o insensible por tener ideas propias y defenderlas sin tapujos. Ese día, seguro, que las sentencias de separación son también más justas.

    Rosa, un saludo para ti y otro para Paco, ese profe con el que compartes la vida doméstica y que te recomendó leer mi blog. Sois los dos muy amables. Un abrazo, Montse

  9. Montse: has apuntado al meollo de la cuestión: estamos más preparadas, aprobamos mejor las oposiciones que ellos (cuando hay pruebas objetivas las mujeres obtenemos mejores resultados que los hombres).

    Pero en los organos directivos, a los que se accede por el procedimiento “del dedo”, los hombres copan los puestos. Educación y Sanidad (y hasta Justicia, que entran más juezas que jueces por oposición desde hace ya muchos años), son los exponentes más claros de que estamos discriminadas: de forma dificilmente denunciable caso a caso, pero si miras las cifras globales, comprendes que no tenemos las mismas posibilidades de promoción

  10. Yo tengo uno de verdad como el del chiste y además me aguanta.

  11. Ojalá, Montaña, todas las mujeres pudieran decir lo mismo de su hombre. A diario veo como muchas compañeras viven amargadas porque su pareja es un “macho, macho” de los que ni siquiera recogen a los niños del colegio. Ellas acaban desquiciadas y yo no dejo de preguntarme por qué se han resignado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: