Posteado por: rosacobos | enero 20, 2008

Ayuntamientos y TICs: no se puede empezar la casa por el tejado

mano.jpg A través del blog de Amedeo Maturo he llegado a un post acerca del SIGEM o gestor documental para Ayuntamientos y esto me hace pensar que ya falta menos para el 2010, una fecha en la que, en principio, la sociedad española debe haber alcanzado unas cotas mínimas indicativas del nivel en que se encuentra en la carrera hacia la Sociedad de la Información. En este sentido, uno de los principales objetivos estratégicos que recoge la iniciativa Ingenio 2010 (Plan Tecnológico de la Administración española) es conseguir la convergencia con la UE en I+D+I.

 

 

Dentro del marco de este programa nos encontramos con varias acciones fundamentales (Programa Consolider, Cénit, Avanz@ y Euroingenio) que el Gobierno ha puesto en marcha para alcanzar dichos objetivos de convergencia. Es precisamente el Plan Avanza el que persigue que, a través de diversas ayudas, tanto ciudadanos, como empresas y Administraciones públicas se incorporen a la Sociedad de la Información para lograr reducir la llamada brecha digital.

 

Respecto a estas últimas y en el ámbito de la Administración local, el Plan Avanz@ incluye entre sus prioridades la implantación de la Administración electrónica en los Ayuntamientos de manera que se produzca una mejora en la prestación de los servicios municipales. Y en este sentido Avanza Local Soluciones permite la incorporación a la gestión municipal de un paquete de servicios y aplicaciones para la prestación de los servicios básicos municipales a través de Internet (Localweb, SIGEM, Catastro, Censo y LocalGis). La homogeneidad de estos programas informáticos permite un uso común en todos los entes locales que decidan utilizarlo, a la vez que garantiza su permanencia en el tiempo independientemente de los avatares políticos.

 

Además de las ayudas que ofrece el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las entidades locales también han podido acogerse a las contenidas en el Proyecto e-Model  cofinanciado por el Ministerio de Administraciones Públicas, cuyas solicitudes para el 2008 deben presentarse antes del 1 de abril.

 

Gracias a estas subvenciones los entes locales cuentan con diversas posibilidades para modernizarse y aunque no debemos confundir modernización con implantación de TICs (la modernización es un concepto más amplio) sí que es verdad que la utilización de las tecnologías resulta imprescindible para modernizar los procesos de una organización. Sin embargo, a pesar de las ayudas económicas que tienen a su alcance, parece que a algunos ayuntamientos y diputaciones les cuesta trabajo modernizarse, quizá porque no tienen claro qué quieren cambiar, en cuanto tiempo y qué beneficios van a obtener y, además, son conscientes de lo difícil que resulta mover todo el engranaje administrativo.

 

Realmente la idea de cambiar algo que funciona (aunque funcione regular) en un Ayuntamiento supone, en primer lugar, la aceptación de que queremos cambiarlo y en segundo lugar tomar conciencia de que los cambios administrativos no se realizan de la noche a la mañana debido a que todos los sectores implicados (ciudadanos, funcionarios, políticos…) van a resultar afectados por ellos, y la continuidad en la prestación de los servicios no puede resultar alterada. Por ello, es bueno que la entidad adopte una filosofía de mejora continua que suponga una manera productiva y progresiva de gestionar el cambio en todos los ámbitos (no sólo en el tecnológico), y asumirlo como una oportunidad y no como una carrera de obstáculos. 

 

El cambio no es sinónimo de implantación de tecnologías. Porque no basta  con tener dinero público para digitalizar los servicios si previamente no se tiene la seguridad de alcanzar los objetivos deseados y si, previamente también, no se ha puesto un poco de orden al caos en el que, a veces, se desenvuelve la actividad administrativa; por ello, antes de instaurar nuevas tecnologías en la prestación de servicios públicos, algunos entes locales deberían, entre otras medidas:

 

  • Agilizar determinados procedimientos administrativos evitando la participación en el expediente de áreas administrativas cuya actuación en el mismo no es necesariamente decisiva en la resolución final.

  • Coordinar las distintas áreas o unidades para evitar duplicidad de documentos y duplicidad de competencias.

  • Evitar trámites inútiles para el interesado (a veces, un ciudadano tiene que aportar la misma documentación en distintas unidades de un mismo Ayuntamiento).

  • Trasladar la petición realizada por el ciudadano desde el Registro general a la dependencia que directamente va a resolver, evitando intermediación de otras Áreas.

  • Evitar el abuso de la figura del silencio administrativo.

  • Garantizar mediante planes anuales una formación TICs para los funcionarios.

  • Realizar un diseño adecuado y racional de los puestos de trabajo evitando, por ejemplo, las ambivalencias en algunos de ellos.

  • Desterrar las técnicas caciquiles en la promoción del personal, con objeto de evitar la desmotivación.

 

Una Administración local que no tenga la certeza de que sus proyectos de e-Administración van a satisfacer las demandas generadas y conseguir los objetivos previstos, no debería malgastar el dinero público.

Anuncios

Responses

  1. “La palabra transformación no es gratuita y tiene un significado de metamorfosis, innovación y reforma de sus características”. La frase no es mía, pero me gusta mucho. La autora, Montaña Merchan ha definido muy bien qué es el cambio. Esta frase casa además muy bien con la de este post: “El cambio no es sinónimo de implantación de tecnologías”.
    Existe la tecnología, existen las herramientas, hasta existen los fondos disponibles. ¿A qué esperamos para cambiar?

  2. Gracias por tu comentario, Amedeo. Montaña tiene muy buenos post en su blog, http://vozyvoto.es/, y da en el clavo al escribir acerca de algunas cosas.

    Eso nos preguntamos muchos ¿A qué esperamos para cambiar?. El miedo al cambio y a los resultados que se derivan de él es un miedo generalizado que afecta a todos los ámbitos y también, como no, a las Administraciones.

    En estos casos me viene a la cabeza un refranillo que se utiliza mucho por aquí: “Virgencica, déjame como estoy”. Y creo que se puede aplicar al caso que nos ocupa.

    Algunas administraciones tienen miedo a transformar aquello que, a trancas y barrancas, va funcionando. Tal vez porque faltan políticos con iniciativa y con ganas de transformar el entorno administrativo. Tal vez porque esos políticos únicamente se preocupan por pasar cuatro u ocho años “chupando del bote” y las transformaciones tecnológicas y sociales les importa un pepino.

  3. Seguimos sobre el cambio. ¿Es absolutamente cierto que, para ello, necesitamos de un liderazgo político claro, que guíe esta “revolución”?

    No hay que olvidar que las TIC han cambiado hasta esa verdad (la necesidad de un leader). No se trata de hacer revoluciones desde abajo, si no que ahora todos tenemos la iniciativa y, si nos preguntamos sobre quién tiene que tomar la iniciativa para los cambios, la respuesta la tengo clara: nosotros.

    Este mensaje, desgraciadamente, tampoco es mío, si no de la escuela estadounidense que, desde J.F.K. hasta Obama, llaman a la responsabilidad ciudadana como verdadero motor para hacer cosas nuevas.

    No hay que esperar y empezar ya. No todos lo vamos a lograr, pero siempre será preferible intentarlo que rezar a la “Virgencica”.

  4. Hola de nuevo, Amedeo. En cuanto a quién tiene la iniciativa para el cambio discrepo un poco de tu opinión.

    En algunas administraciones públicas todavía la organización de trabajo está muy encasillada en relaciones de puestos de trabajo estáticas y, algunas veces, ambivalentes.

    Desgraciadamente, son los políticos o directivos (que, por cierto, son designados a dedo sin concurrir en un proceso selectivo) los que tiene la posibilidad de iniciar cambios en los procesos que crean conveniente. No es el grueso del funcionariado el que tiene esa potestad y por esto precisamente existen muchos funcionarios con muy buena preparación pero que, debido a jerarquías estáticas, no pueden desarrollar su potencial. Es una pena.

    Lo que sí es verdad es que sin “nosotros” los políticos y directivos no son nadie.

  5. […] a dar una solución informatizada a los problemas de los ciudadanos, como ya he comentado otras veces en este blog; siempre he pensado que las corporaciones municipales han dado prioridad a otros […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: