Posteado por: rosacobos | diciembre 8, 2007

El síndrome del “trepa” en la Administración Pública

18594_lameculos.jpg

Me gusta abordar ese tema tan delicado como es el del personal al servicio de las AA.PP y partiendo de experiencias propias y ajenas se me ha ocurrido la idea de analizar por qué un empleado público siente la necesidad, en un determinado momento de su vida laboral, de convertirse en un “trepa”. ¿Por qué ocurre esto tan a menudo?.

Desde mi punto de vista el desarrollo de un “trepa”  tiene lugar a lo largo de tres estadíos: gestación, nacimiento y muerte.

En cuanto al primero de ellos, pueden influir en la gestación determinados agentes. Así por ejemplo un funcionario X que desarrolla su trabajo con normalidad  y observa cómo año tras año otros compañeros adoptan determinadas actitudes para obtener un trato de favor por parte de la clase política y directiva (se quedan más horas a trabajar, se afilian a un determinado partido o sindicato, etc), irá desarrollando también la necesidad de utilizar estas conductas poco éticas para ocupar un puesto más alto en el organigrama de la entidad , so pena de renunciar a su promoción interna.  Pero la utilización de este tipo de conductas para escalar puestos no se debe a una actitud instintiva del ser humano, sino a su capacidad para percibir  un entorno favorable que sirva de caldo de cultivo a esa conducta amoral. Y uno de los mejores caldos de cultivo que encuentra un “trepa” es la inobservancia por parte de la Administración de las normas que regulan el acceso y el ejercicio de la función pública.

Lógicamente el funcionario X (que se caracteriza por su integridad moral, su valía profesional y su creencia férrea en la democracia y en la igualdad), irá gestando paulatinamente ese sentimiento o esa necesidad de ser igual al resto, es decir, de convertirse en otro arribista, e irá progresivamente tomando consciencia de que esa es la única manera de promocionarse dentro de la organización.

Ahora es cuando se entra en el segundo estadío, esto es, en el nacimiento. A partir de esa necesidad que siente el funcionario X de ser como los demás (si quiere sobrevivir) y después de un período de gestación, nace el “trepa”. Su vida profesional a partir de ahora se va a desarrollar entre despachos, pasillos, cafeterías y restaurantes, es decir, en todos los sitios menos en uno: su mesa de trabajo;  y por supuesto entre zancadilla y zancadilla a otros compañeros que también quieren ser trepas de mayores. Podemos imaginarnos qué ambiente de trabajo hay en una unidad administrativa cuando se dan las circunstancias anteriores. Esos conceptos tan modernos de trabajo en equipo y de colaboración que mencionan ahora todos los expertos en calidad serían inaplicables en estos ambientes tan hostiles, donde la única preocupación es que no te quiten el puesto o, por el contrario, quitárselo tú a otro.  

Ahora bien, pasado un período de tiempo determinado (cuatro años, por ejemplo), el trepa puede morir, encontrándonos ya en el tercer y último estadío. Y digo puede morir porque tampoco es seguro que muera. Me explico. También dentro de la carrera administrativa de estos personajes aquél que haya conjugado su habilidad para “limpiar chaquetas” con la posibilidad de obtener y manejar información privilegiada en materia de personal, pongamos por caso, no está necesariamente condenado a la muerte eterna. Precisamente el poder acceder a cierta información le permite dejar bien atado su ascenso fulgurante, de manera que cuando sobrevenga algún cambio político no lo puedan cesar en su puesto.  Un claro ejemplo de lo anterior lo encontramos en la realización de convocatorias por el sistema de promoción interna de una sola plaza y a la que únicamente puede concurrir una persona porque las bases se han hecho a su medida (normalmente se pide una titulación tan específica que solo puede concurrir el que previamente ha sido “señalado” con el dedo).

Estas situaciones parecen el reflejo de determinadas peripecias laborales que se producen entre los empleados que pertenecen a la empresa privada. Pero no es así: puede ser el fiel reflejo de un ayuntamiento cualquiera de una ciudad cualquiera.

Anuncios

Responses

  1. Me descubro: Lo has clavado Rosa!

    Me acuerdo que cuando ingresé en la Admnistración, durante el curso selectivo, un compañero, que fnalmente decidió renunciar a la plaza me dijo algo que todavía me da vueltas en la cabeza:
    “¿Tu crees que en Sicilia los niños nacen mafiosos?- No. Se convierten en ello a través de un proceso de inmersión progresivo en el entorno mafioso, perdiendo poco a poco los referentes morales que pudieran tener, y asumiendo como normal y natural el asesinato, el chantaje o la extersón. Nosotros ingresamos en una estructura organizativa con valores igualmente degradados. Y el curso selectivo es el proceso iniciatico”

  2. Morgana, ¿quieres decir que los que no hemos pasado el curso selectivo somos nonatos, desde el punto de vista de la “cosa nostra” administrativa?

    Ahora me doy cuenta porqué no me jalo un colín (dicho castizo 😉 .

    Por cierto Rosa te felicito por tu Blog, tratas temas delicados con mucho acierto y claridad, y gracia.

  3. Genial post Rosa. Ciertamente hay muchos de éstos en las organizaciones públicas. Querer progresar en la vida es sano, legítimo y hasta necesario pero el problema es que no se haga sobre el esfuerzo y el trabajo bien hecho sino sobre las malas artes

  4. Gracias a todos por los halagos que estoy recibiendo (¡estáis consiguiendo que me sonroje!).

    Espero que entre todos los que conocemos el funcionamiento de la Administración pública consigamos, al menos, unificar criterios en cuanto a lo que está bien o mal y en cuanto a lo que podría ser susceptible de mejora.

  5. Cuál es la sorpresa?
    Como dice Felix a los nonatos nos ha costado entender a los iniciados, pero qué nos sorprende de una estructura basada en la máxima de “no tener problemas y no darlos”. ¿Cuál es la razón de hacerse funcionario nada más terminar la carrera? ¿es quizás una vocación al servicio público? ¿es una necesidad de proveer de un sustento continuado a tu familia?

    Exceptuando aquellos casos en los que se hace una oposición para acceder a un trabajo exclusivo de la Administración (museos, hacienda, archivos, ballet, etc), muchos se hacen funcionarios para “no tener problemas” y por tanto tampoco deben darlos a sus superiores que están ahí para “no tener problemas y por tanto…… (reiterar).

    Realmente ¿el trepa de la administración y el que más asciende, es el que más lame y más cabecea o el que menos problemas da? ¿o está relacionado? .

    Reconozcamoslo: los funcionarios que quieren trabajar son un incordio y siempre traen problemas. El primer consejo que me dieron al entrar en la Administración fue “cuando en la administración haces algo bien las medallas se las llevan los superiores y no te lo agradecen, cuando haces algo más la responsabilidad es tuya y no te lo agradecen, .. ergo … lo mejor es no hacer nada”.
    Quizás se hubiera seguido este consejo no sería tan molesta.

  6. Gracias por tu comentario, Montaña.

    Tienes muchísima razón en cuanto a que deberíamos plantearnos si existe una vocación de servicio público. No conozco a nadie al que de mayor le hubiera gustado ser “servidor público”. Sin embargo, el grado de responsabilidad de cada persona a la hora de desarrollar su trabajo es otra cosa y, precisamente, gracias a que existen funcionarios que sienten alguna satisfacción por el trabajo bien hecho, determinados servicios que presta la Administración salen adelante.

    De todas formas, sigo manteniendo que el que más lame el culo es el que más sube. Conozco a muchos compañeros que no dan problemas y nadie los tiene en cuenta, precisamente porque al no cumplirse los cauces legales de provisión de puestos (concurso) no tienen la oportunidad de acceder a puestos de mayor categoría, con lo cual ni son nombrados “a dedo” ni tampoco se promocionan al no realizarse los concursos anuales.

  7. Sin lugar a dudas un tema interesante y que de una u otra forma afecta o nos afecta a los que hemos dejado algunas líneas aquí, he comprobado en forma directa que los famosos “lameculos”, esos que se preocupan más de cuidar los intereses del jefe que dedicarse a trabajar, son los mas queridos y cuidados por la jefatura y aun conociendo la amoralidad de estas personas que son capaces de vender a su madre por un dulce o un lugar dentro del gallinero, es verdad que hay gentes que entran al juego con facilidad, pero tambien los hay los que por tener principios, moralidad e integridad, llevaremos siempre el peso del trabajo a costa de todo, pero lo importante es que podamos dormir tranquilos y sobresalir por nuestro trabajo y no por andar culebreando… felicitaciones por tu tema…

  8. Hola. Silvio. Precisamente hace unos días leí un comentario que hacía Bacterio TIC en un post titulado Héroes ( del blog de Morgana) que decía que “si uno consigue aislarse de todo el ruido que le rodea y le amenaza, que tantas dudas y angustia causa, al final descubre que lo mejor que puede hacer es centrarse en lo que está en su mano, y poner el alma en ello”.

    Una frase aparentemente sencilla ¿verdad?. Sin embargo, a mí me hizo recapacitar.

    Aquí tienes la dirección del blog de Morgana. Seguro que te gusta: http://mujerestic.blogspot.com/

  9. Hola, Rosa.

    Pues personalmente he sido destinatario de las vilezas, mentiras y malas mañas de un trepa de estos que, por conservar su puesto, no ha dudado en ponerse a toda la unidad administrativa en contra. A mí, que con amar la ley y el derecho me basta, me ha tocado pasar por la piedra.

    Es como tú lo dices: basta verle para darse cuenta que su afición al cargo (y el dinero que comporta) le ha envilecido.

    Y es como dice Morgana: una clase política corrupta, que dirige la administración, crea un sistema funcionarial corrupto adaptado a pelotas y trepas varios, dejando al que tenga “mérito y capacidad” alguna migaja.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: