Posteado por: rosacobos | diciembre 3, 2007

Modernización y caciquismo en la gestión de personal

El otro día leí el post sobre modernización administrativa publicado por Administraciones en red y me llamó la atención la reticencia de su autor a abordar el tema de la gestión de los recursos humanos en la Administración Pública. Al hilo de esto, Oscar Cortés en su comentario le animaba a “hacer aportaciones en lo que respecta a las personas en las AAPP”.

 

Se me ha ocurrido a mí atreverme (¡que osadía!) con estos dos pilares básicos de una administración del siglo XXI: las personas y la modernización, concretamente en qué se ven afectados los recursos humanos por los procesos de modernización administrativa y en qué medida afecta al capital humano una gestión que, por el contrario,  elude la puesta en marcha de técnicas de modernización interna.

 

El DRAE define modernización como “efecto y acción de modernizar”; modernizar como “hacer que alguien o algo pase a ser moderno” y, por último, define moderno como “que en cualquier tiempo se ha considerado contrapuesto a lo clásico”. En consecuencia, partiendo de estas definiciones podemos pensar que si una administración quiere ser moderna es porque no quiere ser clásica y, por tanto, deberá basar su actuación en los principios democráticos de eficacia, eficiencia y transparencia que rigen en todas las administraciones que conforman un estado democrático de derecho, y no en comportamientos decimonónicos y caciquiles propios de la Administración de hace siglos. Y, volviendo al hecho que ha motivado este post, todo lo anterior es aplicable también a la gestión de recursos humanos, esto es, de personas.

 

En este aspecto, una Administración que quiere ser moderna debe empezar por aplicar un cambio en el seno de su propia organización, y este cambio debe comenzar por un respeto escrupuloso de los preceptos legales que regulan la función pública. Y digo escrupuloso porque precisamente el respeto de las leyes dictadas en un estado democrático es lo que diferencia a una Administración moderna de aquella otra de siglos pasados que hacía y deshacía a su antojo, sin control y sin sometimieno a la ley y al derecho; porque si las personas que trabajan en dicha organización no sienten que se les trata con equidad y respeto será muy dificil conseguir que mantengan activo el espíritu de servicio público que, a fin de cuentas, debe caracterizar a un empleado público.

 

 Y llegados a este punto casi todos conoceremos a algún Ayuntamiento en el que la modernización aplicada a los recursos humanos brille por su ausencia; y no es esto lo peor, sino que el modus operandi tanto de determinados gobernantes como de altos funcionarios nos haga recordar a aquella Administración de siglos pasados caracterizada por la ausencia de un marco legal que regulara su actividad en materia de personal.

 

Y el colmo sería que un Ayuntamiento convoque un concurso-oposición para la provisión de plazas por el sistema de promoción interna, y una vez celebrado el proceso y hecha la propuesta para el nombramiento de funcionarios de carrera, se supone que el siguiente paso es la elección del destino por orden de puntuación de los aprobados. Pero, en lugar de esto, no se les da opción a elegir y se “colocan” en determinados puestos, obviando lógicamente el lugar que cada uno ocupaba en la lista de aprobados, con lo cual no importa si el opositor había obtenido un 5 o un 10 en la puntuación final, pudiéndose dar el caso de que algunos aprobados fueran instados a permanecer en determinados puestos; como vemos, los principios de igualdad, mérito y capacidad poco importan en estos casos.

 

Esta es una de las muchas situaciones que encontramos en algunas Administraciones públicas porque existen algunas otras (nombramientos a dedo, inclumplimiento de la obligacion de resolver,  comisiones de servicio presuntamente irregulares) que también serían dignas de mención.

 

Modernización y caciquismo son dos términos incompatibles y si una Administración pública se caracteriza por la aplicación de prácticas presuntamente irregulares y discriminatorias en la gestión de recursos humanos, difícilmente podrá poner en marcha planes de modernización que redunden en beneficio de la comunidad de usuarios porque, vuelvo a insistir, las mejoras deben empezar por dentro y proyectarse hacia el exterior.

 

Ahora bien, la crítica, para que no sea paralizante, debe venir acompañada de la propuesta, y en este sentido se han señalado en otras ocasiones medidas para una adecuada puesta en marcha de procesos de modernización.

Anuncios

Responses

  1. Comparto contigo la idea de que las personas son el elemento clave para el funcionamiento de cualquier organización. El debate sobre la gestión de las personas en las administraciones públicas me da cierta pereza porque me parece que la situación actual es tan disparatada que casi no le veo solución, al menos a corto o medio plazo.

    Y no es únicamente cuestión de dedos y de caciquismo, sino que aunque se respete la legalidad el sistema es muy deficiente se mire por donde se mire, empezando por la selección, siguiendo por la carrera administrativa, y terminando por el aspecto que queramos de la gestión de personal. Como tampoco tengo la solución, por eso no me motiva especialmente ese debate. El riesgo de terminar en una charla de barra de bar es muy alto.

    Pero es verdad que la cuestión es muy importante. Tal vez haya gente que este más relacionada con la materia y tenga más que decir. No descarto dejarme caer por la conversación, si se produce.

    Ánimo, Rosa.

  2. El comentario anterior es mío, o sea, de Iñaki Ortiz, el autor del post que cita Rosa ;-).

  3. rosa:
    genial!

  4. Iñaki, desgraciadamente yo tampoco tengo la varita mágica para dar solución al problema de la gestión de los recursos humanos.
    LLevas razón en lo que dices y, a veces, es descorazonador comprobar como funcionan las cosas en el acceso a la función pública y en el desarrollo de la carrera adminstrativa.
    Por eso, debido a que el sistema es deficiente como bien dices, lo menos que podemos exigir los empleados públicos a “los que dirigen la orquesta” es que respeten la leyes que regulan nuestra profesión (que no digo que sean las mejores, pero hay que respetarlas). Y no solo en beneficio nuestro, sino también en beneficio de la ciudadanía, porque un funcionario que ha obtenido prebendas de algún tipo, pasando por alto los cauces reglamentarios de selección y promoción, dificílmente desarrollará su labor con independencia y objetividad.
    Es todo muy complicado y nos encontramos ante una maraña casi imposible de desenredar.
    Por cierto, te agradezco la última frase.

  5. […] En cuanto al primero de ellos, pueden influir en la gestación determinados agentes. Así por ejemplo un funcionario X que desarrolla su trabajo con normalidad  y observa cómo año tras año otros compañeros adoptan determinadas actitudes para obtener un trato de favor por parte de la clase política y directiva (se quedan más horas a trabajar, se afilian a un determinado partido o sindicato, etc), irá desarrollando también la necesidad de utilizar estas conductas poco éticas para ocupar un puesto más alto en el organigrama de la entidad , so pena de renunciar a su promoción interna.  Pero la utilización de este tipo de conductas para escalar puestos no se debe a una actitud instintiva del ser humano, sino a su capacidad para percibir  un entorno favorable que sirva de caldo de cultivo a esa conducta amoral. Y uno de los mejores caldos de cultivo que encuentra un “trepa” es la inobservancia por parte de la Administración de las normas que regulan el acceso y el ejercicio d…. […]

  6. […] las técnicas caciquiles en la promoción del personal, con objeto de evitar la […]

  7. Me he tomado la libertad de citar tu post en una entrada de mi blog sobre la modernización de los procesos selectivos.

    Si te interesa puedes consultarlo en éste enlace

    Saludos,


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: